Saltar al contenido
Tienda online de artículos y ropa para la lactancia

¿Cómo amamantar a los bebés nerviosos?

Bebés nerviosos

¿Alguna vez te has preguntado como amamantar a los bebés nerviosos? Si tu respuesta es que sí, seguro que sabes lo que es dar el pecho a un bebé al que le cuesta relajarse y estar tranquilo.

Los niños que son muy activos desde que su nacimiento necesitan más comida y más atención que otros bebés. Conocer los hábitos de tu bebé te permitirá adaptar mejor las sesiones de lactancia a tus propias necesidades.

Un bebé activo es un bebé muy animado que siempre está en movimiento, duerme poco y tiende a llorar. Este bebé suele ser bastante sociable, muy consciente del entorno que le rodea, pero también es muy inquieto e hipersensible. La presencia de cólicos infantiles se encuentra generalmente en estos niños, quizás por su temperamento o simplemente porque tragan mucho aire cuando lloran.

Consejos para amamantar a tu bebé nervioso

Aquí te mostramos algunos detalles para que el periodo de lactancia no se convierta en un quebradero de cabeza.

El estrés generado por el niño puede propagarse a los padres y ser perjudicial para ellos. Para restablecer el equilibrio, la madre debe estar tranquila, segura de sí misma y no sentirse culpable de que su bebé esté llorando.

Si el bebé llora mucho y parece que todavía quiere chupar, comprueba que el bebé se agarra bien al amamantar y que está tomando la cantidad adecuada. A veces los bebés muy activos pueden ser tan impacientes que terminan tragando más aire que leche cuando se agarran. Hay que tranquilizarles, ponerles un poco de leche en la boca antes de empezar a amamantarles, acurrucarlas durante las tomas y darles descansos para que eructen y expulsen el aire que han tragado.

Cuando el bebé quiere mamar demasiado a menudo, aproximadamente 5 minutos cada hora, la comprensión madre-bebé puede no ser perfecta. Amamantar a un bebé que llora todo el tiempo puede terminar desorientando al bebé porque no hay garantía de que el bebé esté llorando porque tiene hambre. El bebé pierde entonces sus dosis de comida, que debe recuperar dejando pasar un poco de tiempo entre las comidas.

Cuando un bebé comprende que siempre recibe lo mismo cada vez que llora (es decir, el pecho de su madre), siempre esperará la misma respuesta a su llanto. Para asegurarse de que su bebé no pida el pecho, puede calmarlo consolándolo con su voz, o puede abrazarlo para ver si esto lo calma.